RETIMUR - Asociación Afectados de Retina de la Región de Murcia

Ratones con déficit de fotorreceptores recuperan cierta sensibilidad a la luz

/ Oftalmología/ Investigadores de Oxford introducen células precursoras de conos y bastones en roedores

r.C. / Madrid
viernes, 11 de enero de 2013 / 18:00
Científicos españoles califican el estudio de "interesante", pero subrayan que aún no hay estudios en humanos
Investigadores del Cibir descubren que el tratamiento con doxiclina reduce la lesión del pterigión en un 30%
Un grupo de científicos de la Universidad de Oxford ha logrado que ratones ciegos por déficit de células fotorreceptoras (retinosis pigmentaria) recuperen, al menos, un cierto grado de visión. Los vídeos revisados por este grupo de investigadores liderados por Robert Mc Laren, del Departamento Nuffield de Neurociencias Clínicas de la Universidad de Oxford, muestran cómo ratones ciegos que antes del experimento no diferenciaban entre luz y oscuridad, ahora corrían para alejarse de la luz y permanecer en la oscuridad, tal y como hacen los ratones con visión normal.
Para lograrlo, estos investigadores introdujeron en estos roedores ciegos células precursoras de fotorreceptores que, a las dos semanas, ya se habían regenerado en conos y bastones. Una técnica que abre una vía interesante de investigación en aquellos casos de ceguera en los que existe un déficit o alteración de las células retinianas.
Una investigación que tanto Luis Fernández-Vega, presidente de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), como José García-Arumí, especialista en retina del Instituto de Microcirugía ocular (IMO), coinciden en calificar de "muy interesante" para el futuro de determinados pacientes. De hecho, apunta García-Arumí, en el IMO ya tienen en marcha un estudio "para identificar qué pacientes van a poder beneficiarse de estos tratamientos". Concretamente, Fernández-Vega cree que este descubrimiento beneficiará sobre todo a los pacientes con alteraciones en estas células a nivel macular y confía en que pueda utilizarse para la investigación de las formas secas para las que, actualmente, no existe tratamiento.
Eso sí, tanto García-Arumí como Fernández-Vega coinciden en señalar que todavía es pronto para una traducción a la clínica humana. Y es que, si bien ya existen muchos estudios similares a los de la Universidad de Oxford, en humanos solo existe un "ensayo en fase I para un tipo de patología ocular, todavía sin resultados", apunta García-Arumí.
Reducción de pterigión
Científicos del Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (Cibir) han descubierto que la administración de doxiciclina en pacientes con pterigión, un tipo de tumor benigno de ojo, reduce el tamaño de la lesión en un 30 por ciento. El ensayo, todavía en fase II, utilizó una muestra de 98 pacientes a los que se administró durante treinta días seguidos una dosis de 200 miligramos de doxiciclina diaria.
Tras analizar los resultados, los científicos constataron que, si bien esta reducción del 30 por ciento era efectiva en población europea, no se observaban los mismos casos de éxito entre la población de raza hispana. Otro de los aspectos relevantes del ensayo es la utilización de doxiciclina, un antibiótico, en una patología de estas características. Un aspecto que Martínez explica por los buenos resultados que ya ha demostrado en la inducción de apoptosis celular y reducción de angiogénesis.
Ahora, el objetivo de este investigador es la preparación de otro ensayo en fase II, esta vez con una muestra de pacientes mayor, en el que la administración de doxiciclina sea por vía tópica. Martínez cree que será más eficaz al ser aplicado de forma directa.

Fuente: http://www.gacetamedica.com/gaceta/articulo.aspx?idart=712445&idcat=797&tipo=2

Rayo de esperanza para los pacientes con síndrome de Usher.

(traducción de Google)

Biólogos de la Universidad de Maguncia lograr la reparación y la lectura a través de mutaciones de terminación responsables de la enfermedad

Después de años de investigación básica, los científicos de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz (JGU) son cada vez más capaces de comprender los mecanismos que subyacen en el síndrome de Usher humano y se acercan cada vez más a la búsqueda de un enfoque de tratamiento exitoso. Los científicos del grupo de investigación del profesor Usher Dr. Uwe Wolfrum están evaluando dos estrategias diferentes. Estos implican o bien la reparación de genes mutados o la desactivación de los defectos genéticos utilizando agentes. Con base en los resultados obtenidos hasta la fecha, ambas opciones parecen prometedoras. El síndrome de Usher es un trastorno congénito que causa la pérdida del oído y la visión.

El síndrome de Usher es la forma más común de ceguera-sordera congénita en los seres humanos, que se produce en 1 de cada 6.000 de la población. Los que sufren de la enfermedad son drásticamente disminuidos en la vida cotidiana, ya que pierden el uso de los dos órganos de los sentidos más importantes, es decir, sus oídos y los ojos. En los casos más graves, los pacientes nacen sordos y comienzan a sufrir de deterioro de la visión en forma de degeneración de la retina en la pubertad que resultan en ceguera completa. Mientras que es posible compensar la pérdida de audición con audífonos y los implantes cocleares, ninguna terapia estaba disponible anteriormente para el componente oftálmico del trastorno. Científicos de la Universidad de Maguncia están llevando a cabo la investigación traslacional preclínica en un intento de encontrar una respuesta a este problema.

Las investigaciones realizadas por el equipo de la Dra. Kerstin Nagel-Wolfrum se centraron en la mutación sin sentido en el gen USH1C que había sido identificado como la causa de la forma más grave del síndrome de Usher en una familia alemana. La mutación sin sentido es una señal de parada generada por el ADN que causa la terminación prematura de la síntesis de la proteína harmonin, que está codificada por USH1C.

El equipo de investigación publicó sus hallazgos más recientes en materia de reparación de genes como un posible tratamiento del síndrome de Usher en la edición de junio de la revista Investigative oftalmológicos Oftalmología y Ciencias Visuales. Durante su investigación doctoral, la Dra. Nora Overlack logrado reparar el gen USH1C con la ayuda de tijeras molecular 'generado utilizando la denominada técnica de dedo de zinc-nucleasa. Uso de dedo de zinc-nucleasa, los científicos primero iniciaron una escisión de la secuencia de ADN de doble en el sitio de la mutación de la enfermedad de generación. Esta incisión quirúrgica en el nivel molecular fue reparada después por medio del mecanismo de la célula propia reparación en la forma de la recombinación homóloga y la introducción de una secuencia de ADN no mutado USH1C. La secuencia del gen mutado fue sustituida por lo tanto con la secuencia no mutada. La eficacia de la técnica de dedo de zinc-nucleasa con respecto a la reparación genética se demostró en un modelo de cultivo celular, tanto en el genoma y el nivel de proteína.

El equipo de investigación también ha publicado recientemente los resultados más recientes de la fármaco-genética enfoque para el tratamiento de pacientes con síndrome de Usher con mutaciones sin sentido en la revista EMBO Molecular Medicine. En este caso, el Dr. Tobias Goldman y los otros miembros del equipo en comparación diversas moléculas que pueden inducir la lectura a través de la señal de parada y por lo tanto proporcionar para la síntesis normal de proteínas. Además, se evaluó la biocompatibilidad de retina de las diversas moléculas. La investigación se centró en PTC124 (Ataluren ®) y aminoglucósidos "de diseño". Los aminoglucósidos son derivados de los antibióticos probados clínicamente y han sido modificados por el Profesor Dr. Timor Bassov del Technicon en Haifa / Israel para mejorar su capacidad de lectura a través de la mutación y reducir su toxicidad. Los investigadores Mainz ya había tenido éxito en el uso de uno de los aminoglucósidos diseño de primera generación a la lectura a través de las mutaciones sin sentido en el gen USH1C.

Ahora eran capaces de demostrar que PTC124 (Ataluren ®) y un aminoglucósido segunda generación (NB54) en particular podrían inducir la lectura a través de la señal de stop en el gen mutado USH1C. Esto significaba que la síntesis de proteínas continuado, de modo que el producto génico activo se sintetizó en la célula y cultivos de órganos. Los dos principios activos, el PTC124 y NB54, generalmente mejora la lectura a través eficacia y tolerabilidad mejorado exhibido en ratón y humanos cultivos de retina en comparación con los antibióticos clínicamente empleadas. El equipo también con éxito documentado la lectura a través de la mutación in vivo un modelo de ratón.

"Nuestras estrategias de tratamiento basadas en los genes, con la participación de genes de reparación, así como de lectura a través de terapia, son alternativas valiosas y prometedoras de la adición de genes virales y en realidad puede ser la única opción de tratamiento para los genes USH grandes y ricos isoforma. Esperamos que estas alternativas hará una contribución significativa a la terapia de los pacientes del síndrome de Usher, así como otros con graves patologías genéticas de retina y otras enfermedades genéticas ", explica la Dra. Kerstin Nagel-Wolfrum.

Además de continuar con sus estudios preclínicos en el uso de las sustancias activas, el Usher Mainz equipo de investigación planea hacer su nueva terapia síndrome de Usher disposición de los pacientes lo antes posible.

La investigación traslacional biomédica en el tratamiento del síndrome de Usher se llevó a cabo con la ayuda de la ayuda financiera del SYSCILIA EU-FP7 proyecto, la fundación Fauno y la Foundation Fighting Blindness (FFB). Los dos candidatos doctorales implicados eran asistentes de investigación y sus colegas en el Grupo de Formación de Investigadores 1044: "modificaciones Desarrollo y la enfermedad inducida del sistema nervioso", apoyado por la Fundación Alemana de Investigación. El trabajo de los investigadores del síndrome de Usher se integra en la Unidad de Investigación Traslacional Neurociencias (FTN) en la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia.

Fuente: http://www.eurekalert.org/pub_releases/2012-12/jgum-roh120412.php

Reprogramación de células oculares que permiten la visión nocturna podría algún día tratar la retinitis pigmentosa.

Los médicos podrían algún día tratar algunas formas de ceguera al alterar el programa genético de las células sensibles a la luz de los ojos, de acuerdo con científicos de la Washington University School of Medicine en St. Louis.

Trabajando en ratones con retinitis pigmentosa, una enfermedad que causa ceguera gradual, los investigadores reprogramaron las células en el ojo que permiten la visión nocturna. El cambio hizo que las células más similar a otras células que proporcionan la vista durante las horas de luz y prevenir la degeneración de la retina, la estructura de detección de luz en la parte posterior del ojo. Ahora, los científicos están llevando a cabo pruebas adicionales para confirmar que los ratones aún se pueden ver.

"Creemos que puede ser mucho más fácil para conservar la visión mediante la modificación de células existentes en el ojo de lo que sería la introducción de nuevas células madre", dice el autor principal Joseph Corbo, MD, PhD, profesor asistente de patología e inmunología. "Una retina enferma no es un ambiente hospitalario para el trasplante de células madre".

El estudio está disponible en la edición temprana en línea de Proceedings of the National Academy of Sciences.

Las mutaciones en más de 200 genes se han relacionado con diversas formas de ceguera. Se están realizando esfuerzos para desarrollar terapias génicas para algunas de estas condiciones.

En lugar de buscar tratamientos adaptados a las mutaciones individuales, Corbo espera desarrollar terapias que pueden aliviar muchas formas de discapacidad visual. Para que eso sea posible, estudia los factores genéticos que permiten a las células en el ojo en desarrollo para asumir las funciones especializadas necesarias para la visión.

La retina tiene dos tipos de células sensibles a la luz o fotorreceptores. Las barras proporcionan la visión nocturna y la luz conos sentido durante el día y detectar finos detalles visuales.

En la retinitis pigmentosa, las barras mueren primero, dejando a los pacientes incapaces de ver en la noche. Visión durante el día a menudo permanece intacto durante algún tiempo hasta que los conos también mueren.

Corbo y otros han identificado varios genes que son activos en barras o en conos, pero no en ambos tipos de fotorreceptores. Se preguntó si la desactivación de un gen clave que se activa sólo en varillas podría proteger las células de la pérdida de la característica de la visión de la retinitis pigmentosa.

"La pregunta era, cuando la retinitis pigmentosa es causada por una mutación en una proteína activa sólo en barras, se puede reducir o detener la pérdida de visión haciendo que las células menos de varilla?" , explica.

El nuevo estudio se centra en una proteína conocida como Nrl, lo que influye en el desarrollo de los fotorreceptores. Las células que hacen que las varillas se convierten Nrl, mientras que las células que carecen de las proteínas se convierten en conos. Apagado del gen en ratones Nrl desarrollo conduce a una retina llena de conos.

Para ver si este cambio de barra a cono era posible en ratones adultos, Corbo creado un modelo de ratón de la retinitis pigmentosa con un gen NRL que se podía activar y desactivar por los científicos.

"En los ratones adultos, apagar Nrl parcialmente convierte los bastones en las células del cono", dice. "Varios meses más tarde, cuando los ratones mutantes tenían normalmente izquierda visión muy poco, hemos probado la función de la retina".

La prueba mostró un nivel saludable de actividad eléctrica en las retinas de los ratones que carecían de Nrl, lo que sugiere que los ratones todavía podía ver.

Corbo ahora está en busca de otros factores críticos de desarrollo que pueden ayudar a los científicos con más detalle transformar las barras de adultos en conos. Señala que si la conversión completa de barras a los conos fuera posible, esta terapia también podría ser útil para las condiciones en que mueren las células del cono en primer lugar, como la degeneración macular.

Fuente: Washington University School of Medicine en St. Louis