RETIMUR - Asociación Afectados de Retina de la Región de Murcia

Prueban un nuevo fámraco para curar la enfermedad de Stargardt

 Se llama VM200 y se iniciarán los ensayos clínicos el próximo año.

Vision Medicines es una compañía biofarmacéutica comprometida con el desarrollo de terapias innovadoras para los pacientes que sufren enfermedades degenerativas de la retina. La compañía ha recibido de la Universidad Case de Western Reserve (CWRU) una licencia exclusiva mundial para el desarrollo del fármaco llamado VM200. Se trata de una molécula pequeña que será administrada de forma oral y constituye un fármaco preclínico candidato para el tratamiento de la enfermedad de Stargardt, una enfermedad huérfana que conduce a ceguera legal. El Dr. Chris Varma, co-fundador y director ejecutivo oficial de la compañía, ha informado de que se han iniciado ya una serie de investigaciones orientadas a dirigir VM200 hacia un programa de ensayos clínicos en fase 1/2 para la enfermedad de Stargardt en 2016. Este programa combinará la experiencia en investigación a nivel mundial del grupo que desarrolló el VM200 en la CWRU con la gran experiencia en oftalmología del equipo de Vision Medicines.

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y otras enfermedades hereditarias de la retina como el Stargardt son áreas de una gran necesidad médica no cubierta. Vision Medicines ha reclutado a un comité científico asesor a nivel mundial que incluye científicos líderes y médicos especializados en oftalmología, biología y genética de la retina. Mediante un proceso diligente y riguroso que ha implicado descartar casi 50 programas y tecnologías, han identificado y obtenido la licencia para fármacos candidatos que piensan que tienen una probabilidad muy alta de éxito técnico y podrían constituir importantes nuevas opciones de tratamiento. Han identificado así VM200 como el fármaco candidato más prometedor para la enfermedad de Stargardt.

El Stargardt es una enfermedad de la retina asociada generalmente a mutaciones en el gen llamado /ABCA4/. Se trata de una enfermedad huérfana que conduce a ceguera legal y afecta a aproximadamente 100.000 personas en Estados Unidos, Europa y Japón, siendo la forma más común de degeneración macular juvenil hereditaria. Aunque no se dispone actualmente de terapias para esta enfermedad, sí existen tratamientos potenciales en desarrollo, como son la terapia génica experimental desarrollada por Sanofi y su empresa asociada en Reino Unido Oxford Biomedica, y la estrategia de células madre de Ocata Therapeutics (antes Advanced Cell Tecnology o ACT). Vision Medicines está ofreciendo una solución distinta: una pastilla para ser tomada de forma crónica. VM200 es una pequeña molécula potencialmente capaz de unirse a los productos tóxicos que se generan durante el ciclo visual y neutralizarlos, retrasando así o deteniendo la marcha hacia la ceguera. Su mecanismo de acción, según el Dr. Varma, es similar al de cómo los antiácidos contrarrestan los ácidos en el estómago, de forma simple y muy elegante. El VM200 se administra por vía oral y tiene el potencial para actuar sobre ambos ojos simultáneamente, de una forma conveniente y no invasiva. En la compañía piensan que podría contribuir a prevenir que los pacientes de Stargardt lleguen a ser legalmente ciegos, y que podrá ser utilizado en todas las etapas de avance de la enfermedad.

Existen datos preclínicos prometedores en relación al VM200 obtenidos en ratones que son modelo simultáneo de Stargardt y DMAE. El grupo del Dr. Krzysztof Palczewski, director del Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la UCWR, ha descubierto que las aminas primarias derivadas de retinoides son protectoras de la retina frente a la degeneración. En dicha Universidad se han fabricado recientemente nanopartículas de ácido poliláctico (un polímero biocompatible y biodegradable) que contienen en su interior una amina primaria llamada retinilamina. Estas nanopartículas permiten, tras ser inyectadas de forma subcutánea, una prevención prolongada de la degeneración de la retina en dichos ratones. Gracias a su parecido con la vitamina A, la retinilamina es capaz, tras liberarse de las nanopartículas de forma gradual, de atravesar la barrera hematorretiniana y alcanzar la retina. Allí actúa durante varios días, por un lado secuestrando el todo-/trans/-retinal y, por otro,  inhibiendo la enzima RPE65 (retinoide isomerasa), responsable de la regeneración del cromóforo 11-/cis/-retinal. Es así, muy efectiva a la hora de disminuir la concentración de todo-/trans/-retinal en el interior de la retina hasta unos niveles que no son tóxicos. Como ya se sabe, el todo-/trans/-retinal es un aldehído derivado de la vitamina A que si se acumula en la retina se transforma en el compuesto tóxico llamado A2E, y éste en gránulos de lipofuscina en las células del epitelio pigmentario, produciendo la muerte de los fotorreceptores en la enfermedad de Stargardt y la DMAE.

Los efectos protectores de la retinilamina sobre la retina en dichos ratones modelo han sido documentados a nivel estructural mediante tomografía de coherencia óptica (OCT) y a nivel funcional mediante electrorretinograma (ERG).

Además, Vision Medicines ha anunciado que la Fundación Lucha contra la Ceguera (FFB) de Estados Unidos colaborará con la compañía y cofinanciará el desarrollo de VM200 mediante una prueba de concepto clínica. Para ello contribuirá con hasta 7,5 millones de dólares al avance de este novedoso programa, constituyendo el mayor acuerdo de co-financiación en la historia de la Fundación. Esta última está llevando a cabo actualmente un estudio llamado ProgSTAR, que pretende trazar la historia natural de la enfermedad de Stargardt con el objeto de obtener una mejor comprensión de su progresión (tasa anual) y cómo medir esta última con eficacia y rapidez en los ensayos clínicos. Los resultados de dicho estudio serán de gran ayuda en relación al desarrollo de VM200 y a la comprensión de los factores implicados en dicha enfermedad. Existe un gran colectivo de pacientes de Stargardt que están aguardando ser tratados, como lo demuestra el rápido reclutamiento de los 250 pacientes que están participando en el estudio ProgSTAR, algunos de los cuales lo harán posteriormente en ensayos clínicos, como el de VM200.

Vision Medicines es una empresa biofarmacéutica privada cuyo objetivo es el desarrollo en fase clínica de terapias innovadoras de enfermedades degenerativas de la retina que conducen a ceguera, incluidas las que son huérfanas, para las cuales no existen tratamientos. Fundada en 2013, la compañía está elaborando una hoja de ruta oftalmológica novedosa para tratar este tipo de enfermedades. Además de VM200, la trayectoria de Vision Medicines incluye VM100, un fármaco ya en fase 2/3 candidato para el tratamiento de la atrofia geográfica, una de las categorías más graves de DMAE seca. Estos programas se sitúan en las áreas de mayor crecimiento del mercado de la oftalmología.

La Universidad Case de Western Reserve (CWRU) es una de las instituciones privadas de investigación más importantes de los Estados Unidos. Ubicada en Cleveland, Ohio, su personal se dedica a la enseñanza y la investigación de vanguardia en un ambiente de manos-a-la-obra en colaboración. Los programas reconocidos a nivel nacional incluyen artes y ciencias, medicina dental, ingeniería, derecho, administración, medicina, enfermería y trabajo social. El alumnado de la CWRU está constituido por aprox. 5.000 estudiantes de grado y 6.000 de postgrado.

La Fundación Lucha contra la Ceguera (FFB) es una organización nacional sin ánimo de lucro que dirige una investigación conducente a la prevención, tratamientos y curación de la retinosis pigmentaria, la degeneración macular, el síndrome de Usher y todo el espectro de las enfermedades degenerativas de la retina que afectan a más de 10 millones de estadounidenses. Su misión es garantizar la disponibilidad de nuevas terapias para estas enfermedades, habiendo dedicado desde 1971 más de 600 millones de dólares como financiador no gubernamental líder en la investigación de la retina. Estudios punteros financiados por la Fundación utilizando terapia génica han restaurado una visión significativa en niños y adultos jóvenes que antes eran ciegos, allanando el camino para ensayos clínicos adicionales de distintas enfermedades degenerativas de la retina. La Fundación cuenta también con casi 50 divisiones que ofrecen apoyo, información y recursos para las personas afectadas y sus familias en comunidades de todo el país.

La enfermedad de Stargardt normalmente se desarrolla durante la infancia y la adolescencia. La pérdida de visión central progresiva que conlleva está causada por la muerte de las células fotorreceptoras en la zona central de la retina, llamada mácula. Dichas células proporcionan al cerebro información del campo visual. La mácula es responsable de la visión central aguda necesaria para tareas como leer, ver la televisión y reconocer las caras. Los pacientes de Stargardt sufrirán una pérdida de visión conducente a una agudeza visual en el rango de 20/200 a 20/400, que es ceguera legal. La pérdida de visión es irreversible y no puede ser restablecida con gafas, lentes de contacto o cirugía refractiva.

 

Hallazgos en España de mutaciones genéticas en la retinitis pigmentosa.

Por Laird Harrison

Nuevo hallazgo sobre una mutación genética podría conducir a una mejor gestión clínica y asesoramiento genético de las familias susceptibles de retinitis pigmentosa, dijeron los investigadores.

Gly56Arg en el gen NR2E3 es una mutación común asociada con retinitis pigmentosa autosómica dominante, escribieron Fiona Blanco-Kelly, del Departamento de Genética del Hospital Universitario Instituto de Investigación Sanitaria-Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España, y sus colegas.

Encontraron una prevalencia del 3,5% para la mutación de la NR2E3  entre las 201 familias españolas no relacionados. La ceguera nocturna fue el primer síntoma que se observa, seguido de la pérdida del campo visual y pérdida de la agudeza visual.

Publicaron sus hallazgos en la revista PLoS One . Es el mayor estudio de correlación genotipo-fenotipo realizado hasta la fecha en la retinitis pigmentosa autosómica dominante, dijeron.

La retinitis pigmentosa es la forma más común de la retinopatía hereditaria, que afecta a 1 en 4.000 personas.

Se caracteriza por depósitos de pigmento y la pérdida progresiva de los fotorreceptores, predominantemente en la retina periférica.

Los investigadores han identificado 69 genes que, cuando mutan, pueden causar retinitis pigmentosa, separado de otros síndromes que también pueden causar el trastorno.

Los patrones de herencia pueden ser autosómica dominante, autosómica recesiva, ligada al cromosoma X, y mitocondrial, dependiendo de las mutaciones del gen retinitis pigmentosa específicos presentes en la generación parental.

En España, la forma autosómica dominante produce aproximadamente el 15% de las familias con retinitis pigmentosa, y 29 genes han sido asociados con ella.

Entre ellos se encuentra el NR2E3 gen, que contiene ocho exones que se expanden una secuencia genómica de alrededor de 7,7 kilobases.

La mayoría de las mutaciones en este gen se han asociado con retinitis pigmentosa autosómica recesiva, pero el Gly56Arg en la primera zinc-finger del dominio de unión de ADN se ha encontrado en los pacientes del tipo autosómica dominante.

Esta mutación representa aproximadamente el 1-2% de América del Norte y el 3,4% de los pacientes europeos con retinitis pigmentosa autosómica dominante.

Para obtener más información acerca de esta mutación en una población de 201 familias españolas con la forma autosómica dominante de la retinitis pigmentosa, Blanco-Kelly y sus colegas analizaron el ADN de las familias.

Ellos encontraron que 7 de esas 201 familias tenían la mutación Gly56Arg. Todas estas familias eran de origen español, a excepción de uno con dos abuelos de Venezuela.

En dos familias, los investigadores encontraron un haplotipo común definido por cuatro marcadores polimórficos extragenico. En otra familia, se encontraron con este haplotipo identificado por tres de los marcadores.

"Estos datos apoyan un efecto fundador muy antiguo para la Gly56Arg en nuestras familias", escribieron. También advirtieron que una familia que no proceden de la misma zona geográfica pequeña no comparte el haplotipo, un hallazgo que llamaron "inesperado".

Se especuló que la mutación Gly56Arg surgió en la antigüedad, dando tiempo para múltiples recombinaciones.

De estas siete familias, los investigadores obtuvieron datos clínicos de 24 sujetos. En la mayoría de los casos, la ceguera nocturna fue el primer síntoma que se observa, los pacientes experimentan su aparición antes de la adolescencia o unos pocos años después de que tienen 20 años de edad. La edad media de este síntoma fue de 15,9 (± 10,1) años.

La pérdida del campo visual fue variable, pero los pacientes tienden a desarrollar una visión de túnel en algún momento poco después de que los 30 años de edad. La edad media de inicio fue de 23,2 (± 11,9) años. Se mantuvo estable hasta una edad avanzada.

La pérdida de la agudeza visual tiende a ocurrir entre las edades de 40 y 49. Dos pacientes fueron legalmente ciegos (agudeza visual inferior a 0,1 o campo visual inferior a 10 °) debido a la retinitis pigmentosa. Otro paciente, que también tenía glaucoma, fue diagnosticado con ceguera total (ni percepción ni la proyección de la luz) a la edad de 53 años.

Los investigadores documentaron las cataratas en el 73,7% de los pacientes.

Evaluación oftalmoscópica reveló alteraciones del fondo del ojo que comenzaron con los impedimentos visuales. La mayoría de ellos eran típicos de la retinitis pigmentosa. Además, el 47,7% de los pacientes tenían afectación macular, incluso cuando los pacientes se estudiaron en las primeras etapas de la enfermedad.

Las grabaciones de electrorretinograma, disponibles en 19 pacientes, mostraron que las alteraciones se produjeron en los inicios de la enfermedad. En aquellos pacientes que fueron estudiados antes de que tuvieran los 10 años de edad, las alteraciones aparecieron a continuación, también.

Hallazgos del fondo de ojo en algunos pacientes, como los cambios maculares y la atrofia coriocapilar, así como hallazgos en electroretinograma, como el deterioro de registros visión fotópica y parpadeos en las primeras etapas de la enfermedad, no son los cambios clásicos descritos en los pacientes europeos y norteamericanos con NR2E3 formas dominante de la enfermedad.

No parece que estos cambios se correlacionan con deterioro de la agudeza visual, al menos en las primeras etapas de la enfermedad, pero esto no es inusual en la retinitis pigmentosa.

Dado que los cambios del fondo de ojo se han observado en pacientes autosómicos recesivos, que podrían conducir a un diagnóstico erróneo si los médicos no tienen en cuenta la historia familiar, los síntomas iniciales, y la progresión de la enfermedad.

Los médicos pueden tratar al menos parcialmente algunos de los cambios, como el edema macular, haciendo que el diagnóstico preciso y el pronóstico importante, según los investigadores.

La prevalencia de 3,5% hizo esta mutación Gly56Arg la segunda mutación más común detectada en esta cohorte de personas con retinitis pigmentosa autosómica dominante.

Fiona Blanco-Kelly y sus colegas concluyeron que los hallazgos pueden ayudar a los médicos si utilizan el análisis genético para determinar quién está en riesgo de retinitis pigmentosa, y cómo estos pacientes pueden esperar que su enfermedad se desarrolle.

 

Solicitud de voluntarios de baja visión para investigación-TFG para selección de filtros de corte para la mejora de reconocimiento facial

SOLICITUD DE VOLUNTARIOS-PACIENTES DE BAJA VISIÓN para investigación-TFG sobre: DISEÑO DE UN PROTOCOLO DE CONSULTA DE SELECCIÓN DE FILTROS DE CORTE PARA LA MEJORA DEL RECONOCIMIENTO FACIAL EN PACIENTES DE BAJA VISIÓN

 Os remitimos el comunicado de el profesor de óptica y jefe del CUVI, Joaquín Sánchez. 

Estimado Paciente:

Soy profesor asociado de la Universidad de Murcia con docencia en Rehabilitación en Baja Visión; soy además Jefe de Sección de Baja Visión de la Clínica Universitaria CUVI de Murcia. Por mi trabajo habitual con pacientes discapacitados visuales, recibo de los mismos frecuentes sugerencias que me  han llevado a seguir una línea de trabajo encaminada a la investigación para la  búsqueda de mejoras en la vida cotidiana con baja visión.

En ese orden de cosas, estoy dirigiendo un trabajo  de fin de grado tendente a  diseñar un protocolo o pruebas específicas en la consulta de baja visión, par  seleccionar el filtro de corte que a cada paciente  le resulte más idóneo para mejorar el reconocimiento de las caras

En el momento actual de los trabajos sería una ayuda extraordinaria para nosotros que pacientes de baja visión se prestaran  para ensayar como voluntarios, realizándoles las pruebas de reconocimiento facial con filtros, que nos permitan definir el mejor protocolo al respecto

La colaboración consistiría en acudir a nuestra consulta de baja visión, en la Cliníca Universitaria CUVI, del Campus de Espinardo, Eficio 35 “Faculta de Óptica y Optometría” en jornadas de lunes, martes omiércoles por la mañana, durando las pruebas aproximadamente una hora. No serealiza ninguna prueba invasiva sobre los ojos. Sólo se presentan una serie de rostros a tamaño natural, que se observan con diferentes filtros de corte.

En compensación a tan amable colaboración, efectúo  sin cargo un analisis de la capacidad visual del voluntario, que posteriormente le entrego en informe escrito.

En la imagen, la investigadora controla la identificación de rostros con diferentes filtros

Necesitamos de la participación de voluntarios desde este mismo momento, por lo que rogamos a quienes deseen ayudarnos contactenb conmigo en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. en el teléfono 670 204 176; también dispongo deun fijo 868 88 4517 (consulta de baja visión de la Clínica Universitaria) pero aquí sólo estoy lunes y miércoles por la mañana.

Es difícil transmitir con palabras todo el agradecimiento que sentimos hacia nuestros voluntarios en este tipo de ensayos; pero procuraremos al menos que nuestro trabajo sea útil para los pacientes de bajavisión, ya que ese sería nuestro mejor reconocimiento.

Afectuosamente

Joaquín P Sánchez Onteniente
Profesor Asociado de Baja Visión y Establecimiento de Óptica
Jefe de Sección de Baja Visión y Rehabilitación de la Clínica Universitaria
Delegado Regional de la Sociedad Española de Especialistas de Baja Visión

 

Solicitud de voluntarios de baja visión para investigación-TFG

SOLICITUD DE VOLUNTARIOS-PACIENTES DE BAJA VISIÓN PARA INVESTIGACIÓN-TFG SOBRE: DISEÑO DE SEÑALÉTICA PARA DISCAPACITADOS VISUALES  EN SENDEROS EN EL MEDIO NATURAL.

En la imagen, la investigadora controla la identificación de señales por una voluntaria

 

Os remitimos el comunicado de el profesor de óptica y jefe del CUVI, Joaquín Sánchez.

 Estimado Paciente:

Soy profesor asociado de la Universidad de Murcia con docencia en  Rehabilitación en Baja Visión; soy además Jefe de Sección de Baja Visión de la  Clínica Universitaria CUVI de Murcia. Por mi trabajo habitual con pacientes discapacitados visuales, recibo de los mismos frecuentes sugerencias que me han llevado a seguir una línea de trabajo encaminada a la investigación para la búsqueda de mejoras en la vida cotidiana con baja visión.

En ese orden de cosas, estoy dirigiendo un trabajo  de fin de grado tendente a diseñar una señalética (códigos de señales) para facilitar que el discapacitado visual pueda recorrer senderos especialmente habilitados en espacios naturales, de manera que lo haga no sólo con autonomía y seguridad en el desplazamiento, sino mejorando el conocimiento e interpretación de los
elementos de interés natural (paisaje, geología, fauna, flora y ecosistemas).

En el momento actual de los trabajos sería una ayuda extraordinaria para nosotros que pacientes de baja visión, e incluso sus familiares acompañantes, se prestaran para ensayar como voluntarios, el primer sendero experimental que hemos habilitado.

La colaboración consistiría en acompañarnos en una  jornada de campo, el próximosábado 23 de mayo de 2015  a una finca de gran valor ecológico, “Castillo de Chuecos”, en Aguilas, Sierra de la Almenara, realizando bajo la atenta mirada y control de nuestra investigadora, el itinerario seleccionado, a fin de verificar la dificultad de interpretación de lasseñales en prototipo.

Desafortunadamente carecemos de recursos para sufragar los gastos de desplazamiento al lugar, por lo que la colaboraciónha de ser generosa incluso en ese aspecto.

Los voluntarios deben contactar conmigo, en el correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en el teléfono 670 204 176; también dispongo de un fijo 868 88 4517 (consulta debaja visión de la Clínica Universitaria) pero aquí sólo estoy lunes y miércoles por la mañana.

Es difícil transmitir con palabras todo el agradecimiento que sentimos hacia nuestros voluntarios en este tipo de ensayos; pero procuraremos al menos que nuestro   trabajo   sea   útil   para   los   pacientes   de   baja   visión,   ya   que   ese   sería nuestro mejor reconocimiento.

Afectuosamente

 

Espinardo, 19 abril 2015

Joaquín P Sánchez Onteniente
Profesor Asociado de Baja Visión y Establecimiento de Óptica
Jefe de Sección de Baja Visión y Rehabilitación de la Clínica Universitaria
Delegado Regional de la Sociedad Española de Especialistas de Baja Visión