RETIMUR - Asociación Afectados de Retina de la Región de Murcia

Desprendimiento de retina: causas, síntomas, tratamiento y grado de urgencia

El desprendimiento de retina es una patología relativamente frecuente, sobre todo a partir de cierta edad. Se produce porque el tamaño de la cápsula que envuelve el humor vítreo (un gel que rellena el globo ocular) va disminuyendo por deshidratación, a causa, fundamentalmente, de la edad o de una operación previa de catarata. En consecuencia, la cápsula se desprende de la pared posterior de la retina (desprendimiento de vítreo) y produce un desgarro que deja pasar líquido y que acaba dando lugar al desprendimiento de retina.

Es recomendable que los pacientes con alta miopía revisen su visión anualmente aunque no haya síntomas

Existen tres síntomas premonitorios de un desprendimiento de retina que el paciente debe conocer, según comenta el Dr. Mateo, del IMO de Barcelona:

La aparición de moscas volantes, aunque mucha gente tiene cuerpos flotantes y muy poca desarrolla rotura de retina, pero si la aparición de estas moscas es aguda y repentina, se debe acudir al médico. Por lo menos para descartar la existencia de esta patología.

Otro de los síntomas que no siempre ocurre pero que es muy importante, es la aparición de flashes, de luces. Generalmente se observan por el lado con los ojos abiertos o cerrados. Duran décimas de segundo, son muy rápidos, pero aparecen continuamente. Esto tampoco significa que el paciente tenga un desprendimiento de retina pero sí que hay tracciones en la retina.

Y el síntoma más importante de todos es la aparición de una sombra, como una cortina oscura que va avanzando desde cualquier cuadrante del campo visual hacia el centro y que va reduciéndolo de manera muy rápida. Este último signo es normalmente un desprendimiento de retina, así que hay que estar muy atento en el caso de producirse.

Por lo tanto, la aparición súbita de moscas volantes, flashes o sombras requieren de un control oftalmológico para descartar y prevenir un desprendimiento de retina.

También deben revisarse anualmente, aunque no tengan síntomas, pacientes de riesgo, como los que padecen alta miopía, un grupo especialmente amenazado de sufrir desprendimiento de retina.

Asimismo, es muy importante realizar una cirugía precoz. Si la cirugía tarda más de una semana, la posibilidad de restablecer la visión previa al desprendimiento va a ser menor. Lo ideal es realizarla prácticamente de urgencias: el mismo día, al día siguiente o a los dos días de haberse producido. Igualmente importante es que la realice un cirujano experto, ya que el éxito de la primera intervención es fundamental para evitar complicaciones y reducir el riesgo de pérdida de visión.

Fuente: MurOnce

 

Categoría: