RETIMUR - Asociación Afectados de Retina de la Región de Murcia

Nueva terapia génica mejora la visión en pacientes con coroideremia

Choroideremia gene therapy promosing results

Investigadores del Reino Unido han utilizado una terapia genética experimental para restaurar parte de la visión en los pacientes que están quedando progresivamente ciegos debido a una enfermedad ocular genética llamada "coroideremia."

Investigadores de la Universidad de Oxford han tratado a nueve pacientes que sufren de coroideremia con una nueva terapia que está diseñado para reemplazar un gen defectuoso por uno sano en una sola inyección.

Los resultados de los primeros seis pacientes se han publicado hoy jueves en la revista The Lancet Medical Journal.

 

La terapia génica de la retina en pacientes con coroideremia: resultados iniciales de una fase 1/2 de ensayos clínicos

The Lancet, Publicación online, 16 Enero 2014

Prof Robert E MacLaren FRCOphth a b c , Markus Groppe PhD a b c, Alun R Barnard PhD a, Charles L Cottriall PhD b, Tanya Tolmachova PhD d, Prof Len Seymour PhD e, K Reed Clark PhD f, Prof Matthew J During FACP g, Prof Frans P M Cremers PhD h,Prof Graeme C M Black FRCOphth i, Prof Andrew J Lotery FRCOphth j, Susan M Downes FRCOphth a b, Prof Andrew R WebsterFRCOphth c k, Prof Miguel C Seabra MD d l


ABSTRACTO
Choroideremia es una enfermedad recesiva ligada al cromosoma X que lleva a la ceguera debida a mutaciones en el gen CHM, que codifica la proteína Rab escort 1 (REP1). Se evaluaron los efectos de la terapia génica de la retina con un virus adeno-asociado (AAV) que codifica REP1 vectorial (AAV.REP1) en pacientes con esta enfermedad.

 

MÉTODOS
En un ensayo clínico multicéntrico, seis pacientes varones (edad 35-63 años) con coroideremia se administraron AAV.REP1 (0.6 -1 · 0 × 10 10 partículas del genoma, con inyección subfoveal). Pruebas de la función visual incluyen la agudeza visual mejor corregida, microperimetría, y las pruebas de sensibilidad de la retina para la comparación de los valores de referencia de 6 meses después de la cirugía. Este estudio se ha registrado en ClinicalTrials.gov , número NCT01461213 .

 

HALLAZGOS
A pesar de someterse a un desprendimiento de retina, que normalmente reduce la visión, dos pacientes con coroideremia avanzada que tenían bajo la línea de base de la agudeza visual mejor corregida ganaron 21 letras y 11 letras (más de dos y cuatro líneas de visión). Otros cuatro pacientes con agudeza visual mejor corregida casi normal al inicio del estudio se recuperaron hasta el plazo de una a tres letras. Ganancia media de la agudeza visual global fue de 3,8 letras (SE 4.1). Sensibilidad máxima medida con la microperimetría adaptada a la oscuridad aumentó en los ojos tratados de 23,0 dB (SE 1,1) al inicio del estudio a 25,3 dB (1,3) después del tratamiento (aumento de 2,3 dB [IC del 95% 0 · 8-3 · 8]). En todos los pacientes, durante los 6 meses, el aumento de la sensibilidad de la retina en los ojos tratados (media 1,7 [SE 1.0]) se correlacionó con la dosis de vector administrada por mm 2 de la retina restaurada (r = 0,82, p = 0,04). Por el contrario, se observaron pequeñas reducciones no significativas (p> 0,05) en los ojos de control, tanto en la máxima sensibilidad (-0 · 8 dB [1,5]) y la sensibilidad media (-1 · 6 dB [0.9 ]). Un paciente en el que el vector no se administró a la fijación excéntrica de la fóvea que incluye la isla ectópica del epitelio pigmentario de la retina que había estado expuestos a vectores también mejoró la supervivencia.

 

INTERPRETACIÓN
Los resultados iniciales de este ensayo de terapia genética de la retina son consistentes con la mejora de los bastones y la función de los conos que superaron los efectos negativos de un desprendimiento de retina. Estos hallazgos apoyan aún más la evaluación de la terapia génica en el tratamiento de coroideremia y otras enfermedades, tales como la degeneración macular relacionada con la edad, para los que la intervención idealmente se debe aplicar antes de la aparición del adelgazamiento de la retina.

 

FINANCIAMIENTO
Departamento de Salud y Wellcome Trust del Reino Unido.

 

 

(Continuación de la noticia traducida anteriormente)

Choroideremia gene therapy results

La Choroideremia es causada por defectos en el gen CHM que se encuentra en el cromosoma X, según declara el grupo de Oftalmología Clínica de Oxford en un comunicado.

El gen que falta hace que las células pigmentarias de la retina dejen de funcionar y finalmente mueren. A medida que la enfermedad progresa, la retina comienza a reducirse, lo que provoca pérdida de la visión.

No existe un tratamiento para la coroideremia - que afecta principalmente a los hombres - es decir los pacientes pierden progresivamente su visión hasta que se queda completamente ciego. Se estima que la enfermedad afecta a 1 de cada 50.000 personas.

En el estudio publicado, seis pacientes con diferentes niveles de visión fueron inyectadas con un virus genéticamente modificado que lleva una copia sana del gen faltante. El virus actúa como un vehículo de suministro, que lleva el gen que falta a la retina para sustituir el defectuoso.

Seis meses después del tratamiento, todos los pacientes tenían una visión que ha sido puesta a prueba.

Todos los pacientes tratados mostraron mejorías en su visión con poca luz, y un tercio de los pacientes fueron capaces de leer más líneas en una tabla optométrica, dijeron los investigadores.

Dr. Robert MacLaren, investigador principal del estudio, dijo que los hallazgos iniciales son revolucionarios y pueden ayudar a los investigadores a estudiar otras enfermedades oculares.

"Esto tiene enormes implicaciones para cualquier persona con una enfermedad de la retina genética como la degeneración macular relacionada con la edad o la retinitis pigmentosa, ya que por primera vez se ha demostrado que la terapia génica puede ser aplicada de manera segura antes de la aparición de la pérdida de visión", dijo en un comunicado.

Y si bien es demasiado pronto para decir si los beneficios de la terapia génica durarán indefinidamente, las mejoras de la visión en los seis pacientes hasta ahora se han mantenido durante dos años sin ningún tipo de efectos secundarios, dijo.

MacLaren, dijo que el grupo de investigación cree que tratamientos adicionales pueden ser más efectivos, y actualmente están probando dosis más altas en tres pacientes.

Jonathan Wyatt, de 65 años, fue el primer paciente en recibir la terapia génica. Dice que desde que tiene el tratamiento, la visión en su ojo izquierdo ha mejorado.

"Ahora cuando veo un partido de fútbol en la TV, si miro a la pantalla con mi ojo izquierdo solo, es como si alguien hubiera encendido los focos", dijo Wyatt en un comunicado. "El verde del campo de juego es brillante, y los números de las camisetas son mucho más claras."

Los resultados del estudio de Oxford están dando esperanza a los investigadores canadienses, que se preparan para iniciar sus propios ensayos de terapia génica.

Choroideremia gene therapy promising results

"No ha sido, hasta este punto, no había ningún otro tratamiento disponible para estos individuos", dice el profesor de oftalmología Dr. Ian MacDonald de la Universidad de Alberta  a CTV News. "Ahora tenemos algo que ofrecer, así que es muy emocionante."

MacDonald está conduciendo su propio ensayo de terapia génica, que tendrá su sede en Alberta y en ella participarán 12 pacientes.

Brantford, Ontario. El residente Robert Hillier, de 63 años, tiene coroideremia. Poco a poco ha ido perdiendo su vista en la última década y ahora es considerado legalmente ciego.

"La luz del sol es un problema, días claros son un problema y que la pequeña isla de la vista se hace más pequeño cada año", dijo a CTV News. "(Hay) días buenos, días malos ... algunos días parece terriblemente pequeño."

Él dijo que estaría dispuesto a viajar a cualquier lugar para obtener la terapia génica, que puede ser su única esperanza de recuperar un poco de su visión.

"Este tratamiento tiene el potencial de detener la enfermedad en sus ojos", dijo. "Esto me da esperanza, ya que proporciona la posibilidad de que podría no ser totalmente ciego en cinco años."

Informe de la CTV News Corresponsal Médico Avis Favaro y Elizabeth St. Phillip

 

Fuente: The Lanceta

Fuente ampliación de la noticia: Ctvnews

Traducción: Rodrigo Lanzón

 

Categoría: