RETIMUR - Asociación Afectados de Retina de la Región de Murcia

Terapias génicas para corregir tres formas de enfermedades degenerativas de la retina.

Publicado el 17 de enero de 2014

 

Las terapias de genes desarrolladas en la Escuela de Medicina Veterinaria (Universidad de Pennsylvania) por los investigadores han trabajado para corregir las diferentes formas de ceguera. Aunque es eficaz, la desventaja de estos enfoques en el rescate de la visión es que cada enfermedad requiere su propia forma de terapia génica para corregir la mutación genética particular implicada, un proceso largo y complejo.

Con la esperanza de desarrollar un tratamiento que funcione de manera más amplia a través de las enfermedades, un equipo del Penn Vet (veterinaria de Pennsylvania) utiliza modelos de enfermedades caninas para examinar de cerca la forma en la que la actividad genética de la retina varía durante la progresión de tres formas diferentes de enfermedades degenerativas de la retina.

Sus resultados presentaron una similitud inesperada: Al principio de cada una de las enfermedades, los genes implicados en la misma vía específica de muerte celular parecen ser activados. Estos resultados apuntan a posibles intervenciones que podrían frenar la pérdida de la visión a través de una variedad de enfermedades de la retina hereditarias.

El trabajo, publicado en PLoS ONE , fue realizado por Sem Genini, un investigador senior de investigación; William A. Beltrán, profesor asistente de oftalmología, y Gustavo D. Aguirre, profesor de medicina genética y oftalmología, todos integrantes del Departamento de Estudios Clínicos del Penn Vet , Filadelfia.

El equipo examinó tres formas de enfermedades degenerativas de la retina, displasia de conos y bastones tipo 1, es el más grave, o de inicio más temprano, seguido de atrofia progresiva de retina ligada al cromosoma X y degeneración de la retina tipo 2. Todas estas enfermedades implican la muerte de las células fotorreceptoras y cada una es causada por una mutación genética distinta. Pero lo que los científicos no sabían es cómo las mutaciones activan una vía de señalización molecular que conduce a la muerte de las células fotorreceptoras.

"Lo que tenemos en mente es ser capaces de hacer frente a las múltiples formas de la enfermedad con un tratamiento", dijo Beltrán. "Queríamos tener una mejor comprensión de si hay alguna muerte celular o de supervivencia celular a través de vías comunes que podrían ser objeto de alguna de estas enfermedades."

Los investigadores analizaron la actividad de 112 genes en retinas enfermas y lo compararon con la actividad del gen en las retinas normales. Evaluaron la actividad genética en puntos de tiempo que se sabe que se corresponden con las fases principales de la enfermedad: la "fase de inducción", el momento antes de que el nivel de pico de la muerte de las células fotorreceptoras, la "fase de ejecución", cuando se producen las mayores tasas de muerte de células fotorreceptoras, y la "fase crónica", durante el cual la muerte de las células fotorreceptoras continúa en niveles algo reducidos.

Durante las fases de ejecución y crónica de la enfermedad, los investigadores identificaron un número de genes implicados en la muerte celular programada, o apoptosis, que tenían diferentes patrones de expresión entre los perros enfermos y normales.

De hecho, varias proteínas implicadas en el factor de necrosis tumoral, o vía TNF, aumentaron en la actividad durante la inducción y fases de ejecución. Esta vía está implicada en muchas enfermedades, en la diabetes, en el cáncer y la artritis reumatoide , entre otras.

"Esto es un nuevo resultado", dijo Genini. "No se espera que tengamos la vía de TNF controlada. Hemos asumido", dijo Aguirre, "que las enfermedades serían diferentes en uno y otro caso y que las células se suicidan por su propio camino específico y que tal vez bastante más tarde tendrían una vía final común. Pero lo que esto demuestra es que hay una gatillo temprano que es bastante similar entre las tres enfermedades ".

Una sorpresa adicional fue que las proteínas expresadas diferencialmente estaban presentes no sólo en las células fotorreceptoras, sino también en otras células en la retina, incluyendo células horizontales y de Müller.

"Nos centraremos en lo que pasaría con las células fotorreceptoras, las células que sabíamos estaban muriendo", dijo Beltrán. "Pero lo que nuestros resultados nos están diciendo es que, claro que se están muriendo, pero está sucediendo a través de las células con las que hablan."

Las compañías farmacéuticas ya han desarrollado inhibidores del FNT para tratar enfermedades como la artritis reumatoide . Genini, Beltrán y Aguirre dicen que sus resultados sugieren que estos medicamentos u otros similares pueden tener un papel que desempeñar en las enfermedades de la retina, y tal vez en otros que su equipo está estudiando.

"Por sí solo", dijo Beltrán, "un inhibidor de TNF puede que no sea una cura, pero que podría ser utilizado de manera complementaria a la terapia génica , ya sea reduciendo la marcha del curso de la degeneración antes de la corrección de genes que se suministra en la terapia o en combinación con las medidas correctoras de terapia génica ".

 

Fuente: Universidad de Pennsylvania.

Traducción: Rodrigo Lanzón.

Vocal de comunicación en Retimur.

Asociación de afectados de retina de la Región de Murcia.

 

Categoría: