RETIMUR - Asociación Afectados de Retina de la Región de Murcia

Fármacos no recomendados para la Retinosis Pigmentaria.

Este artículo ya lo hemos publicado en alguna ocasión anteriormente. Se trata de una lista de principios activos que son perjudiciales para las personas que sufren Retinosis Pigmentaria. La novedad ahora es que al final del mismo os hemos dejado también una versión sonora del mismo para todos aquéllos usuarios de nuestra web que tengáis dificultades para su lectura o que no poseáis un lector que os permita tener pleno acceso al mismo.

Fármacos no recomendados para personas con retinosis pigmentaria
 
Dentro de las II Jornadas Retina Asturias se produjo un debate sobre medicamentos que pueden ser perjudiciales para las personas afectadas de retinosis pigmentaria.
De esa reflexión hemos realizado la siguiente lista. Se trata de los nombres de los principios activos y no de marcas comerciales.
Como siempre recomendamos consultar con nuestro especialista a la hora de tomar medicamentos y que lo hagamos siempre bajo prescripción médica.
La toxicidad ocular es un aspecto importante a tener en cuenta en el contexto de la administración de numerosos fármacos. Los efectos adversos que se producen a nivel ocular no sólo aparecen con los tratamientos tópicos sino también cuando los fármacos se administran por vía sistémica. En esta revisión, los autores resumen los efectos adversos oftalmológicos asociados con el uso de diferentes medicamentos.


El tratamiento de algunas enfermedades requiere a veces utilizar medicamentos o fármacos en principio no recomendados, pero hay veces que es inevítale el uso de estos, pero puede ser valorada la posible sustitución de estos fármacos por otros similares, ya que el daño puede ser producido no solo por toxicidad retiniana directa, sino también por mecanismos indirectos como elevación de la presión intraocular.
Mientras beneficiosa terapéuticamente , casi todos los medicamentos tienen efectos adversos sobre diversos tejidos y las funciones del cuerpo, incluyendo el ojo en el que las reacciones tóxicas de órganos son fácilmente detectables. Todas las partes del ojo y todas las funciones oculares podrían verse afectados negativamente . En esta revisión se describen los trastornos más comúnmente reconocidos inducidas por fármacos oculares, sus características clínicas específicas, los medicamentos que pueden causar el problema, el diagnóstico diferencial y los posibles mecanismos de acción, así como lineamientos para el manejo de las reacciones adversas. Los párpados están implicados con mayor frecuencia en la toxicidad de drogas que comúnmente se manifiesta como inflamación, reacción de hipersensibilidad o dermatitis.
Trastornos queratoconjuntival inducidos por fármacos presentes principalmente como hiperemia conjuntival (ojos rojos), con o sin afectación corneal superficial. Con frecuencia, los conservantes de la medicina en los medicamentos oculares tópicos inducen estos efectos adversos.
A continuación, os proporcionamos un breve listado de estos medicamentos:
•    Blefaroespasmo con Botox, el tratamiento puede llevar a la caída de los párpados y la exposición de la córnea.
•    Tamsulosina, el síndrome de iris flácido intraoperatorio es una reacción inducida por fármacos en pacientes tratados con tamsulosina y que se someten a cirugía de cataratas.
•    Ciertas drogas con base de sulfa pueden causar hinchazón en el cuerpo ciliar y conducir al desarrollo de glaucoma de ángulo cerrado.
•    Glucocorticoides, se administra sistémicamente, por vía tópica o por vía intravítrea son conocidos por aumentar la presión intraocular, lo que puede conducir al desarrollo de glaucoma de ángulo abierto en pacientes susceptibles. Esta forma indolora del glaucoma también se ha asociado con el uso del docetaxel ypaclitaxel agentes contra el cáncer. Los efectos tóxicos de los medicamentos sistémicos y de aplicación tópica pueden manifestarse como la nubosidad de la lente. El uso a largo plazo de glucocorticoides produce un posterior característica catarata subcapsular y, a pesar de las opacidades pueden permanecer estacionaria o progreso, es raro que una regresión tras la retirada del fármaco.
•    Fosfodiesterasa tipo 5 específica de GMPc inhibidores usados en la disfunción eréctil, como el VIAGRA. Los efectos adversos más comunes que se producen son cambios en la percepción del color, visión borrosa y aumento de la sensibilidad a la luz; recientemente estos medicamentos también han sido implicados en el desarrollo de la NOIA-NA.
•    Isotretinoína y otros retinoides.
•    Fármacos antipsicóticos.
•    Antihistamínicos que contengan fenotiazinas.
•    Antiepilépticos, como la VIGABATRINA.
•    Antimaláricos, como la AMINOQUINOLINA.
•    Antagonistas de los receptores estrogénicos, como el TAMOXIFENO.
•    HIDROXICLOROQUINA, usada sólo en altas dosis y, empleada para el tratamiento del Lupus Eritematoso Sistémico y para la Artritis Reumatoide.
•    ETAMBUTOL, para tratamiento de tuberculosis. Una neuropatía óptica bilateral, retrobulbar que se manifiesta como la pérdida de la agudeza visual o visión del color y defecto del campo visual se asocia con el uso de este medicamento.
•    LINEZOLID, como antibiótico. Los pacientes en tratamiento a largo plazo con linezolid pueden desarrollar una neuropatía óptica (disco hinchada o pálida óptica ), disminución indolora simétrica de la agudeza visual y la visión de color y defectos bilaterales en el campo visual.
•    AMIODARONA, usada para tratamiento de las arritmias cardí¬acas. Existe una probable relación entre la amiodarona y una neuropatía óptica bilateral que es muy similar a la neuropatía óptica isquémica no arterítica (NOIA-NA)
•    ANTIDEPRESIVOS, como los tricí¬clicos e enhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.
•    AGONISTAS BETA 2 ADREnérGICOS y anticolinérgicos: empleados para el tratamiento del asma y el EPOC, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y, el Salbutamol, pueden inducir la dilatación pupilar y precipitar el glaucoma de ángulo cerrado en pacientes susceptibles.
Muchos tipos diferentes de medicamentos pueden causar reacciones adversas oculares similares. Por el contrario, un solo medicamento puede afectar a más de una estructura ocular y provocar múltiples trastornos, clínicamente reconocibles. Los médicos deben ser conscientes de los trastornos oculares inducidos por las drogas, figure o no en los prospectos del producto y , en caso de duda , consultar con un oftalmólogo.
Aunque, os reiteramos que siempre se debe consultar con nuestro especialista a la hora de tomar medicamentos, que lo hagamos siempre bajo prescripción médica y, que nosotros no debemos cambiar un tratamiento sin supervisión médica.

Versión audio:

 

Categoría: